divendres, 16 de febrer de 2007

Relat ferroviari: Diari d'hora punta

Dos punts de vista diferents del que és l'hora punta a les grans ciutats.

---------------------------------------------------------

Diari d'hora punta: Edició Madrid


El diario de Francisco García Rodríguez, Paco pa’ los amigos.

Querido diario:

Hoy he hecho lo mismo que todos los días para ir a la oficina. Como sabes, vivo en Yuncos, porque si me tengo que comprar un piso en Sanchinarro o en Las Tablas, tengo que comer del cubo de la basura, y a mis hijos les tengo que poner pañales usados... aunque pensándolo bien, si les hiciera eso, quizás la comunidad me quitaría a los niños y mira, un gasto menos. Como cada día, he cogido el tren regional de las 7:54, que por arte de magia se ha convertido en el de las 8:15, parece ser que se estropeó un tren en Talavera y de sustituto han puesto un tren 20 años más viejo que el normal, y que debe tener algún agujero, que huele a diesel que no veas, o alguno que se ha tirado un pedo, también puede ser. Y para un día que me olvido la tarjeta de viajes, aparece el revisor y me pone una multa de 5 euros.

Llego a Fuenlabrada, y cojo el cercanías que viene desde Humanes. Parece ser que hay una avería, y el tren llega a los 7 minutos. Todo Humanes ya ha montado en este tren, así que me toca ir de pie, y apretado hasta la misma Atocha. Y te lo tengo que confesar querido diario, Atocha tiene un encanto, tan gris, tan sucia, tanta gente. Lo primero, no puedo bajar a la vía, porque hay un señor guardia que nos dice que como hay tanta gente abajo, que si bajamos más nos podríamos caer a las vías, y que ya ha habido amputaciones y muertos. Cuando me dejan bajar, consigo acercarme al límite del andén, porque ya me lo tengo estudiado y sé donde se abren las puertas, pero primero ha pasado uno de dos plantas y estos son diferentes.

Consigo entrar el último, pero como estoy medio fuera, la puerta al cerrar me da en el culo, y el tren no sale, la gente se pone algo nerviosa, pero a parte de empujarme hacia fuera e insultarme, no hacen nada más, si en el fondo son buena gente. Me echan y me espero al siguiente, que como es de una planta, consigo ponerme donde abren las puertas, pero como me tropiezo al subir el estribo, la gente me patalea y pasa encima de mi, pero al menos aquí consigo entrar, metiéndome en medio.

Durante el trayecto, debido a la cantidad de gente que hay, mi cuerpo toma una extraña postura, en forma de silla. Así, veo que una chica joven se acerca tanto a mí, que casi se sienta en mis piernas. Yo me encuentro muy a gusto así, hasta que en los balanceos que hace el tren antes de entrar en Recoletos, hago un mal movimiento y sin querer la toco el culo con la mano que tenía abajo. Se da la vuelta y me da una torta. Se provoca un revuelo en el tren, la gente, que es muy educada, me echa de una patada en la estación, incluso algunos me pisotean y me llaman cerdo, bueno, un mal día lo tiene cualquiera.

Consigo llegar a Nuevos Ministerios, ya llego 15 minutos tarde al trabajo. Salgo del tren y cojo el metro. Cuando llego a la línea 10, una voz femenina muy bonita avisa por megafonía, que por rotura de un tren en la estación de Gregorio Marañón, no habrá servicio de trenes durante un tiempo estimado de 15 minutos. Como no es mucho tiempo decido esperar. Me siento y espero. 115 minutos después viene un metro, parece ser que la megafonía se equivocó en el tiempo estimado de la avería, está lleno de gente, con lo que me tengo que esperar 5 más. Finalmente consigo llegar a Plaza de Castilla, y entro en Castellana 191, que es un edificio muy alto que está torcido y enfrente tiene otro que también está torcido. Como trabajo arriba del todo, tardo 10 minutos hasta que cojo el ascensor y llego a la oficina. 5 minutos después de llegar me voy, me han despedido. Vuelvo a casa, a Yuncos. En poco más de una hora llego, parece que ya se han arreglado todas las averías, he podido ir sentado todo el rato, ¡qué bien!

Así que, querido diario, este ha sido mi día. Ahora, me voy al jardín que tengo, a colgar una soga de uno de los árboles más robustos, y a ponérmelo en el cuello, porque mi mujer, que me han comentado que la han visto con un chico algo más joven en un coche, agachada en la entrepierna del chaval, imagino que se le habría caído algún boli, pues ella me ordenó que talara una rama del árbol, y imagino que con mi propio peso, ya que no tengo herramientas, pues la rama se caerá y no habrá más problemas. Un saludo, querido diario.

------------------------------------------------------

Diari d’hora punta: Edició Barcelona

El diari d’en Francesc Traver Albet

Estimat diari:

Avui no ha funcionat res. Renfe és una puta merda. Les putes obres de l’ave diuen, però ni ave ni polles. Més de 30 minuts esperant un fotut tren a Gavà, i que no aparegui, i per megafonia dient “renfe rodalies els avisa que...” tu puta mare, cabronassos, que sou uns fills de puta. Res, he agafat el tren, no passa res, l’he agafat, perfecte. I què em trobo en arribar a l’estació de Sants? Ningú, ningú que m’expliqui què ha passat, on són els de la xaqueta vermella, aquests que han posat, suposadament, per informar? Gairebé li foto un cop a un paio d’allà perquè volia... necessitava un justificant per a la feina, i no me’l volien donar, perquè deien que havien sigut coses alienes a renfe.

Ah, diari meu, aquí no ha acabat la cosa, agafo el metro, i mira, que amb la de gent que ha sortit de rodalies, s’ha petat tant, que hi ha retards, i els trens de la línia verda es quedaven aturats molts minuts en cada estació, i per megafonia l’únic que escoltava era publicitat de “civisme al metro”, tenen la poca vergonya de dir això? Sigueu cívics amb nosaltres, perquè us hem d’aguantar? És clar, he fet tard a la feina. M’han dit que no em passaran ni una més. Però en tornar igual, tot espatllat, he arribat a casa cremadíssim, puta renfe i puto metro.

I després ens diuen des d’altres llocs d’Espanya que ens queixem perquè sí, perquè volem, que no fem més que demanar. Segur que a Madrid mai passa res d’això, ni en rodalies ni en metro, perquè com que tot va cap allí, que després vagi la presidenta d’allà, la Espe dels collons, i digui les bestieses que diu.

Això ha sigut avui el meu dia estimat diari, menys mal que tu em comprens.

4 comentaris :

Cristina ha dit...

Déu-n´hi do quines històries. La veritat és que Renfe a Barcelona en concret, que és el cas que jo conec va malament, molt malament. Desde fa mesos i mesos no he agafat un tren a la seva hora. Sempre porta un retard mínim de 5-10 minuts en el millor dels casos quan vaig a la feina i per tornar encara és pitjor perquè a més a més del retard, durant el trajecte va molt lent tot i que és un directe (catalunya exprès). Quan s´acabaran les obres de l´Ave??? El pitjor de tot és la manca d´informació i la mala educació del personal de renfe.

Valqui ha dit...

Jo també conec renfe de barcelona, i sé que sempre ha anat malament. Ara, no sé si és lleig dir que saber que a Madrid també passa m'alegra... Sí, és cruel. Com a mínim consola saber que no som els únics pringats.
I l'AVE no crec que arregli gaire les coses...
Macos els relats, són de veritat o te'ls has inventat tu?

Laprí | David ha dit...

Cristina, renfe a Barcelona és com és i pel moment no s'hi pot fer res, i amb o sense obres de l'ave, passaria el mateix, segur, això ara val d'excusa.

Consola que a altres llocs almenys també els passa, eh valqui? xDD Els relats me'ls he inventat jo, però molt perfectament podrien ser veritat.

nur ha dit...

Sincerament, prefereixo altres relats ferroviaris que hi ha més avall d'aquesta pàgina, que el món real ja ens el trobem cada dia,